El personal de limpieza se encargará de realizar el barrido y fregado de zonas de acceso, de ascensores, de las diferentes solerías ubicadas en el edificio, escaleras, entreplantas, pasillos, vestíbulos, salas de reuniones, etc… utilizando productos y utensilios adecuados a las características constructivas y a las necesidades de conservación que exija cada uno de ellos.

Limpieza a fondo y desinfección completa de todos los aseos y vestuarios, incluyendo utensilios existentes (espejos, secadores de manos, dosificadores) utilizando en cada caso los productos adecuados, reposición de papel higiénico, papel para los toalleros y de gel en los dosificadores. Limpieza de barandillas, papeleras, mobiliario en general contenidos en las zonas comunes del edificio.

Reposición de bolsas en papeleras, desempolvado de pasamanos de escaleras, así como del mobiliario y ornamentos (placas, murales, tablones y demás elementos). Limpieza (baldeo) de los accesos y terrazas exteriores, así como de las escaleras de emergencia y rampas de acceso a garaje. Aspirado mecánico de butacas y moquetas. Limpieza de puertas, cortinas y estores.

Limpieza y desempolvado de paredes y techos. Limpieza de salas de máquinas (ascensores, cuadros eléctricos, caldera, cuadros telefónicos y demás) atendiendo a las características constructivas y a las necesidades de conservación, especialmente las de los vestíbulos y núcleos de escaleras. Limpieza de luminarias y puntos de luz, tanto interiores, como exteriores.